Marcha de sacrificio: helada en Ticlio preocupa a manifestantes

Peru: A “Long March Of Sacrifice” To Protest Mining Damage

El Comercio

12046569_417572578443609_2542372897478393816_n

En dos días aproximadamente, la marcha de sacrificio que realizan los pobladores del distrito de Simón Bolivar, en Pasco, llegaría a la zona de Ticlio, punto más alto de la Carretera Central con casi 5 mil metros sobre el nivel del mar.

Hace nueve días, unos 58 manifestantes salieron desde Cerro de Pasco rumbo a Lima, en busca de que el Gobierno atienda sus demandas para mitigar la contaminación ambiental generada por la explotación minera.

Si bien la consigna de los manifestantes es recorrer a pie los 320 kilómetros de distancia hasta la capital, también ha prendido en ellos la preocupación por los estragos que la altura de Ticlio pueda generar en los adultos mayores que marchan.

“El clima es muy cambiante en Ticlio. La edad de muchos de los que se movilizan juega en contra por la fatiga muscular, no solo física, y la presión psicológica que conlleva caminar con patrulleros detrás o agentes que constantemente hostigan”, dijo a El Comercio el teniente alcalde de Simón Bolívar, Hugo Rojas Rivera.

El ambientalista Rodolfo Rojas, quien hoy llegó con los manifestantes hasta la comunidad de San Miguel, en la provincia de Yauli, estimó que entre el 30 de setiembre y el 3 de octubre los pobladores de Simón Bolivar estarán entrando a Lima. “En cada comunidad que cruzamos recibimos la solidaridad de los vecinos pero nuestra preocupación principal ahora es por lo que soportaremos en Ticlio”, apuntó.

PLOMO EN LA SANGRE

El teniente alcalde indicó que en Pasco hay 2.070 niños con más de 10 microgramos de plomo por decilitro de sangre. Puntualizó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que normalmente se puede tener de 0 a 10 microgramos pero los niños de Pasco registran cifras alarmantes como 38, 40, 35 y 75 microgramos.

De esos 2.070 menores afectados, unos 70 ya presentan sangrado por las fosas nasales, mareos, pérdida de locomoción y no han alcanzado la talla ni el peso de acuerdo con su edad, sostuvo Hugo Rojas. Además, remarcó, están abandonando los colegios, bajaron sus niveles de rendimiento y muchos no pueden controlar sus necesidades fisiológicas.

Así, la marcha de sacrificio apunta principalmente a que los niños convalecientes reciban tratamiento médico rápido y a que se construya una clínica para la desintoxicación de los menores contaminados.

Sobre el particular, el Ministerio de Salud comunicó, a través de una nota de prensa, que sí brindó atención a unos 250 menores pasqueños los días 11 y 12 de setiembre en distintas especialidades. No obstante, a partir de los informes de la comitiva médica, el director del Hospital Regional de Pasco, Alfonso Tapia, manifestó: “Los niños evaluados clínicamente no presentaban signos de intoxicación por efectos de metales pesados”.

POSIBLES CAUSAS CONTAMINANTES

La autoridad edil manifestó que la principal fuente contaminante en Pasco es la denominada Desmontera de Excelsior, lugar donde se depositaron por muchos años residuos de la explotación minera a tajo abierto. Se trata, según narró, de cerros de minerales que están a la espera de ser tratados y que están muy cerca de las comunidades Quiulacocha, Champamarca, Paragsha y del asentamiento humano José Carlos Mariátegui, en el distrito de Simón Bolívar.

Originally posted by Worldcrunch.

(Protesters marching on a highway in central Peru — Photo: Simón Bolívar Pasco Contigo Hacia el Progreso Facebook Page)

CERRO DE PASCO — More than 2,000 children in Peru’s Pasco region have blood lead levels far higher than what the World Health Organization says is a safe range for children, and at least 70 of them are suffering from resulting physical illnesses and disabilities, Lima-based daily El Comercio reports.

The culprit is mining, and to protest the environmental and physical damage that it has wrought on their city, 58 activists from the central Peruvian city of Cerro de Pasco recently began a long march of sacrifice to the capital of Lima, 320 kilometers away. Cerro de Pasco is the region’s capital and has been a center of global silver production since the Spanish colonial era.

The primary goal of the march is to pressure the Peruvian government to provide medical care to the children and to open a clinic to treat those suffering from mining-related illnesses.

Cerro de Pasco is home to a large open pit polymetal mine, and the Pasco region is rich with mineral deposits.

El Comercio writes that a local construction company stored hazardous residue from open pit mining for several years, contaminating local communities in the process. The Peruvian Health Ministry announced in a press statement that it treated 250 children from Pasco, but the Pasco Regional Hospital’s director said that none of the patients showed signs of lead poisoning.

The villagers, activists and environmentalists will continue the march nonetheless and plan to reach Lima by Oct. 3.

 

Related Posts

Start a Conversation. Share Words of Solidarity.

This website is about building a movement. We can only build a movement when we connect with one another. We invite you to do just that…

Your email address will not be published. Required fields are marked *